El culebrón del handball

banner

but1but2but3but4but5


 

11794257_679805678817825_233461121891987442_o

Imagínense preparase durante dos años para un solo momento.

Imagínense caer derrotados en ese momento crucial.

Así le ocurrió al equipo femenino en los Juegos Panamericanos: con Brasil clasificado sabía que el único escollo hacia una histórica clasificación olímpica (la primera para un equipo de mujeres en el deporte) era Cuba. Que tocaba en la primera ronda. El 27-25, tras una verdadera guerra, dejaba a las chicas segundas en el grupo, cruzándose con Brasil, campeón mundial, en semis y despidiéndose así de sus chances de llegar a Río.

El equipo cruzó rápido la zona mixta, sin ocultar el llanto inconsolable. Confesaron que perdieron la fe, desearon desaparecer: eran el velorio de la Villa Panamericana.

Hasta el milagro: Cuba perdió por primera vez en su vida con Uruguay y Argentina tenía otra chance. No la desaprovechó: despachó a Chile y a México para asegurar medalla y, sobre todo, boleto a Río. Tras el triunfo en semis, el desahogo duró hasta la madrugada. Merecido, aunque Peruchena quería entrenar a la mañana…

EL HALAGO
  Dara es la pivote de Brasil, el equipo campeón del mundo. Estaba en las gradas durante el encuentro con Cuba, y se quedó sorprendida por el juego de la joven Rocío Campigli, quien entró en el equipo por el embarazo de la histórica Magui Decilio pero se convirtió en uno de los emblemas. 

 

La revancha

Lucía Haro dejó el handball y pensó que nunca llegaría a un Juego Olímpico: en Toronto tuvo su revancha.

 

volver

menuppalsig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s