Croacia: la trampa del espejo

Croatia Tennis Davis Cup France

Croacia asoma en la previa como un equipo similar a Argentina, con la ventaja relativa de ser local, en términos de la presión que significa para el elenco europeo: se trata a primera vista de un equipo conducido por una raqueta de elite, Marin Cilic, el hacedor de este finalista al igual que Del Potro resultó crucial para Argentina, y tanto el cruce de ambos como la capacidad potencial de jugar tres puntos será determinante para las chances de sus equipos.

Sin embargo, este “espejo” que es Croacia ofrece varios asteriscos y diferencias que, en realidad, revelan en el análisis fino una serie muy compleja para Argentina, donde reina la paridad en cada punto pero donde todo tiene que salir a la perfección para que el elenco albiceleste pueda traer la ensaladera.

A continuación, un repaso punto a punto del rival y las chances nacionales.

Cilic: mucho más cuco

No es imposible imaginar una victoria el primer día de Delbonis a Cilic: el azuleño sabe de batacazos, pero, en rigor, este batacazo está mucho más lejos de lo que puede aparentar a través del sentido común. Cilic jugará en casa, en una superficie que favorece su saque y volea (y no el peloteo del azuleño) y, además, aunque no tenga el marketing de Wawrinka, Murray o Nadal, es el número seis del mundo. Ganó dos torneos este año, lleva 28 encuentros entre singles y dobles conquistados para su país en Davis, incluidos seis triunfos en ocho presentaciones este año. Cilic, además, demostró este año que es el líder del equipo jugando los tres puntos en las series de cuartos y semis, algo que parece quedarle lejos a este Del Potro. Para colmo, enfrentará al tandilense en la tercera jornada, con desgaste a cuestas: Cilic, en este sentido, está acostumbrado a tres días de juego, mientras que para Delpo sería una excepción. Aunque allí ya comienza la especulación sobre las estrategias.

La baja de Borna Coric

Coric fue la segunda espada de Croacia durante todo este proceso, entregando el quinto punto en octavos y cuartos, ante Estados Unidos y Bélgica, luego de que Cilic perdiera en ambas ocasiones uno de sus singles (con Sock y Goffin). Con apenas 20 años y un futuro enorme, el 48 del mundo se bajó por lesión de la final generando algarabía en el campamento argentino. La confirmación llegó recién esta semana: Coric entrenó con el equipo croata, pero, se respiraba en el aire, todo era una estrategia para mantener el misterio.

Enter Karlovic

Sin Coric, a Croacia le restaba en el plantel el doblista consumado Ivan Dodig, 13° en la especialidad, y Skugor, el adolescente número 108 en el mundo en dobles y 215 en singles. Las chances parecían abrirse para Argentina, cuando el capitán Zeljko Krajan decidió hacer las paces con el temperamental Ivo Karlovic, fuera de la competencia entre rencillas y veteranía desde hace cuatro años. Karlovic es una adición de lujo para los croatas: a pesar de su edad (podría ser el jugador más veterano en ganar la Copa), significó para Croacia sumar a la raqueta 20 del mundo, puede jugar el dobles (aunque, según el resultado, probablemente lo hagan Cilic -en desventaja o empate- o Skugor, si la serie va 2-0) y garantiza para Argentina dos singles complicadísimos donde antes parecía reinar la sensación de que, a la raqueta dos de Croacia, sin Coric, se le podían llegar a ganar hasta dos puntos. Karlovic, para colmo, impone más respeto que el jovencito Coric, aunque con un record 13-12 no es un jugador experto en copas.

Un dobles consumado

Tema aparte y eternamente dejado de lado por Argentina, como analizamos en otro artículo, es el dobles: en Croacia Dodig es una fija en el punto que suele desequilibrar las series anímicamente y en el marcador, quien con Skugor o Cilic ganó este año todas sus series. Su record 5-13 en singles empeora una marca de 10-13 en partidos de dobles para el doblista. Argentina, por el contrario, nunca repitió intérpretes.

Las chances

Para la primera jornada, la lógica indicaría el 1-1: Cilic y Delpo tienen encuentros que deberían sacar adelante, aunque el riesgo está del lado del argentino, que enfrenta al 20 del mundo. Las casas de apuestas reflejan esta diferencia: pagan 4-1 el triunfo de Karlovic, pero 8-1 el de Delbo. Un 1-1, sin embargo, no brindaría gran esperanza para Argentina: el dobles parece punto asegurado para Croacia, aún si Argentina apuesta por Del Potro (Croacia pondrá casi seguro a Cilic). En desventaja en el segundo día, Argentina necesitaría de dos triunfos posibles, pero contra la lógica: Delpo a Cilic y Delbo o Leo Mayer a Karlovic.

El historial no importa

Resonó en los últimos días la esperanza del historial: ambos se enfrentaron tres veces, con tres victorias para Argentina. En 2012 Cilic ya era la promesa que ganaría dos años más tarde el US Open, pero cayó ante Juan Martín Del Potro, como también hizo un Karlovic más joven. Cilic vino también en 2006 y también cayó en dos ocasiones, generando el espejismo de que los nombres son los mismos, por lo tanto también las circunstancias. Sin embargo, aquel equipo argentino tenía a un Del Potro que jugaba entre los 5 del mundo consistentemente, mientras hoy quien lo hace es Cilic; y la adición de Nalbandian, por entonces el rey de las aspiraciones argentinas, quien aportó sus triunfos en singles y dobles en ambas ocasiones. En ese sentido, el historial asoma como una mera anécdota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s