De Guadalajara a Toronto: calor y frío

11782253_681505701981156_8993259844510153463_o

Para DIARIO EL DIA

Fue una noche final en Toronto para la euforia. El oro del vóley ante Brasil fue continuado por la ceremonia de clausura, cuando una nutrida delegación argentina, la segunda mayor fuera de casa en la historia, celebró la tercera mejor cosecha de medallas fuera de casa en la historia: 74 preseas (descontando el bronce por doping de Luz Clara Vázquez) y 15 oros.

Una cosecha que podría incluso haber significado para Argentina ganar un lugar en el medallero respecto al 2011: porque si bien varias de las 29 medallas de plata fueron superadoras de los pronósticos (el handball femenino, Chiaraviglio en garrocha o Santiago Grassi en natación, por ejemplo), otras fueron derrotas que no estaban en los papeles (particularmente, el hockey de mujeres, Catriel Soto, Paula Pareto y también el handball de hombres).

El viernes solamente, Argentina cayó en cuatro finales (2 contra México, el país perseguido), dejando la sensación de que un mejor sprint final, una medalla acá o allá, podrían haber llevado a Argentina por encima de los 22 oros de México, al codiciado sexto lugar en el medallero. Argentina se fue con el peor coeficiente oro/plata de los Juegos de todos los países participantes: quizás, como señaló el equipo de natación bajo la tutela del australiano Bill Sweetenham durante el torneo, la evolución se trata también de volver a tener la convicción de ganar.

EL DATO 350 millones de pesos se destinaron a la preparación para Toronto 2015, un aumento del 33% considerando inflación de los 120 millones destinados para Guadalajara

El sexto lugar era el objetivo de máxima delineado por el Enard en la previa de los Panamericanos: 80 medallas, superando el record de preseas conseguido fuera de casa (Argentina quedó a seis) y el sueño de pelear el sexto puesto en el medallero. Justamente una de las grandes alarmas para el deporte argentino se había encendido en Río 2007, cuando el país cayó al octavo lugar tras años de perder preseas: Guadalajara 2011 significó, con un año de aportes del Enard, la recuperación del séptimo lugar.

En relación a aquellos juegos de México, Argentina, con cuatro años más de financiamiento público para el alto rendimiento y una preparación que costó 350 millones de pesos (un 33% de aumento respecto a la previa de Guadalajara, de 120 millones, si se toma en cuenta la inflación), obtuvo una cantidad casi igual de medallas (fueron 75 en 2011) aunque de una calidad inferior: hace cuatro años fueron 21 oros, una meta que en la previsión parecía inalcanzable, particularmente porque en muchos deportes estos Juegos Panamericanos estuvieron entre los más competitivos de la historia.

Canadá y Estados Unidos, dos países que habitualmente llevan equipos de segunda línea a esta clase de torneos, elevaron la calidad, por localía y cercanía, de sus delegaciones, particularmente en deportes como el remo, el canotaje y la vela, donde Argentina suele cosechar: así, por caso, de los 5 oros del remo en 2011 se pasó a uno sólo en Toronto. El equipo de remo, liderado por Joaquín Iwan, declaró sin embargo que en materia de tiempos, este equipo es infinitamente superior al de 2011, que ganó varias pruebas cómodo.

DOS CARAS

No todas las medallas, entonces, tienen el valor de su color: así apuntaba Carlos Siffredi, gerente técnico del Enard, en la previa, avisando que “creemos que vamos a estar más o menos igual en el medallero” y que era más importante medir la calidad de cada actuación, es decir, a quién se le ganó y contra quien se perdió.

Fueron varios los deportes (la vela, el vóley, el tenis o la natación, por caso) que, en este sentido, mejoraron su actuación en el medallero y en la calidad, reflejo de un trabajo de cuatro años, y otros como el tiro (cuatro plateadas) o el karate (dos oros y un bronce), que irrumpieron en Toronto. Algunos, como el handball femenino o la equitación, mostraron su crecimiento consiguiendo históricas plazas a los Juegos Olímpicos.

Pero deportes como el atletismo, el judo, el levantamiento de pesas o la lucha dieron algunas señales de estancamiento, a pesar del influjo financiero del Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) repitiendo actuaciones, marcas y, además, nombres, respecto a 2011.

Las sensaciones respecto a la actuación argentina son, así, mixtas. La cosecha es, en cantidad y calidad, similar a Guadalajara, lo que implica por un lado haber sostenido el nivel en unos juegos que aumentaron su competitividad, como lo demuestra la permanencia en el séptimo lugar, con la buena noticia además de la aparición de varios jóvenes con proyección olímpica, como Fernanda Russo o el propio Grassi.

Por otro lado, en algunos casos las señales muestran disciplinas que no han conseguido transformar en  resultados el dinero del Ente financiado con 1% de las facturas de los celulares de los argentinos. Y la certeza es que todavía queda mucho camino por recorrer para alcanzar la elite mundial: de Guadalajara a Toronto, no ha crecido la proyección olímpica de la delegación, que tendrá en Río 2016 similares chances de medalla que en Londres, aunque mejores perspectivas, gracias a jóvenes proyectos hijos del Enard, de cara a Tokio 2020.

Si Colombia es el conejo perseguido, como se señaló en la previa, el país que Argentina mira como un espejo sirve para mostrar esta falta de evolución en los últimos cuatro años: la delegación criolla quedó a 12 preseas de los cafeteros, cuando hace cuatro años había quedado solamente 3. Colombia creció una vez más, fuera del alcance: quedó 5°, relegando al 6° puesto a México, que, con 22 oros, estuvo a siete primeros puestos de Argentina, cuatro más que las que nos separaron del sexto escalón en Guadalajara.

“Los Panamericanos son un termómetro muy bueno para saber dónde estamos parados”, declaraba Siffredi previo a partir hacia Toronto. El termómetro arrojó en Toronto calor y frío, emociones y decepciones: uno de esos climas en los que uno no sabe si ponerse una remera o una campera.

 

 

Untitled Report

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s