El hombre que se hizo a sí mismo

Desde 1967 hasta 2011, Argentina solo tuvo cuatro medallistas panamericanos en pruebas de natación individuales: además de los múltiples premios para Meolans y de las dos medallas de Bardach, el bronce de Florencia Szigetti en 100 libres en 2003, y el bronce de Juan Martín Pereyra en 2011, en 1500.

El dato refleja la dimensión de una carrera en la que además obtuvo varias preseas sudamericanas y que, aún hoy, cuando el oriundo de Venado Tuerto amaga con colgar las antiparras, sigue vigente: si apenas el año pasado, en los Juegos Suramericanos, fue medalla plateada en los 400 libres, en uno de esos duelos que quedan para toda la vida frente a Martín Naidich, recordman sudamericano. Si apenas hace unos días “el viejito” se tiró a la pileta con la 4×200 y se quedó con el record argentino: uno más, ya que todavía es el plusmarquista en 400 libre.

Pereyra, tres veces olímpico, es parte de una de las tantas generaciones desoladas de la natación. Como todo el deporte argentino, sufrió cuarenta años de sistemática desinversión que empobrecieron notablemente la competencia interna. Surgían talentos fenomenales que escapaban a ese entorno, y el santafesino fue uno de esos talentos: porque, además de sus condiciones, tuvo el talento suficiente para sudar, esforzarse y superarse aún en tiempos donde no había nada.

En esos tiempos buscó su carrera y la construyó, con sacrificio, lejos de Santa Fe, en Brasil. Pero este año preparó las valijas y se volvió, quizás preanuncio de que había llegado el momento del adiós.

“Estuve 10 años nadando bien. Me puedo ir hoy en día con la conciencia tranquila”, dijo el nadador luego de competir en los 1500 en Londres, prueba en la que fue el más veterano. Aunque avisaba que “ojalá hayan sido mis últimos juegos”, todavía no era el final, ya que tras quedar 29no precisaba que aún le “gusta mucho entrenar” y “sufrir para conseguir algo”.

Esta vez, Juan Martín llegó a los Panamericanos anunciando que eran sus últimos juegos. “El dice que se retira después de este torneo… pero hace ocho años dice eso”, se reía Esteban Paz, su amigo y ahora pupilo. Y Pereyra lo confirmaba: “Por ahora, la idea no es ir a Río”, precisó tras correr los 400 en Toronto, con algo de ambigüedad en la voz.

No se había sentido bien en la prueba y ya avisaba que podría bajarse de los 1500: “Faltó un poquito más de descanso y llegar con más fuerza al torneo. Entrené con los chicos bien, pero el pecado de no hacer una buena puesta a punto a veces lleva a esto”. Es que, por supuesto, ya no tiene el cuerpo de un joven y cada vez le cuesta más trabajo estar en condiciones óptimas.

“He hecho una buena carrera, y me da orgullo haber jugado limpio con todos mis rivales: me he ganado el respeto de todos. Ese es el mejor regalo que me llevo”.

Pero aún tras considerar que la que sería su última noche panamericana había sido “mala”, el nadador “no me quejo de nada. He hecho una buena carrera, y me da orgullo haber jugado limpio con todos mis rivales: me he ganado el respeto de todos. Ese es el mejor regalo que me llevo”.

Pero aún cuando sienta que ya es hora de decir adiós, será apenas un adiós a medias: para Pereyra nadar es parte de su vida y ya comenzó una nueva etapa, aún cuando todavía no es claro si su vida como nadador ha terminado. Ahora, entrena a Esteban Paz y Macarena Ceballos, un trabajo que comenzó hace unos meses y que hace “de onda, sin cobrarnos nada”, según contó Paz.

“Después del selectivo empecé a entrenar con él, junto a Macarena. Los resultados se están viendo. Habla muy bien de él que ya haya tenido dos records argentinos”, contaba el nadador de pruebas combinadas (su otra alumna también bajó sus marcas).

Y se reía de su nuevo profe y de su pasión: “No puedo creer lo que está haciendo: está 10 horas por día en la pileta. Nos entrena a nosotros y después entrena él”. Esa es la fuerza que lo llevó a construir una carrera fenomenal en tiempos de la más profunda crisis para la natación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s