Presente y futuro: la opinión de Raúl Strnad

Peter Vanderkaay swims in the men's 400-meter freestyle preliminaries at the U.S. Olympic swimming trials, Monday, June 25, 2012, in Omaha, Neb. (AP Photo/David Phillip)

Peter Vanderkaay swims in the men’s 400-meter freestyle preliminaries at the U.S. Olympic swimming trials, Monday, June 25, 2012, in Omaha, Neb. (AP Photo/David Phillip)

Desde hace unos 8 a 10 años, la dirigencia de la Natación Argentina se abrió a nuevo concepto de la interpretación de este deporte. Esto devino de magros resultados deportivos (aunque algunos nadadores tuvieron buenos rendimientos anteriormente) en cuanto al volumen de nadadores. La masa critica de deportistas era muy pequeña, y por lógica consecuencia se daban escasos resultados; hoy continuamos con esa baja expresión de número de nadadores, aunque se ha aumentado la obtención de ciertos resultados.

En su momento se consideraba que un entrenador podía dirigir la natación Argentina a partir de sus proyectos y visión de la realidad del momento. Hoy se cuenta con cuatro entrenadores que comparten, discuten y consensúan ideas, sumado a una línea conductora que es la del reconocido coach internacional australiano Bill Sweetenham.

Algunas otras cuestiones se han mejorado. Nos hemos abierto un poco más al mundo, hemos salido a entrenar al exterior y hemos sumado más roce internacional con nuestros deportistas, gracias a un pequeño combo de instituciones que hacen al desarrollo y al soporte de CADDA, Secretaría de Deportes de la Nación y el Enard.

“Nos hemos abierto un poco más al mundo, hemos salido a entrenar al exterior y hemos sumado más roce internacional”

Las becas han ayudado mucho, ya que poseemos un número aceptable de nadadores mayores por encima de los 24 años (antes eran contados con los dedos de una mano).
Se ha logrado desde hace unos cuatro años a esta parte, establecer un vínculo muy fuerte en las diferentes categorías, producto de la mejora de los programas,en cuanto a concentraciones de entrenamiento, y en el trabajo en que los diferentes coaches, no solo los del Equipo Técnico Nacional, han participado y colaborado.

Aún no estamos muy convencidos de que todos los entrenadores se hayan alineado bajo este concepto de programa nacional que estamos intentando insertar bajo la tuleta del coach internacional. Hay muchos que piensan que el ser nacional al frente del programa es la solución definitiva, pero bien sabemos que nosotros, los “nativos”, no estamos aún acostumbrados al trabajo en equipo, y eso no solo se nota en este deporte, sino en la mayoría de las actividades en nuestras vidas.

Aún costará algo de tiempo y esfuerzo poder lograrlo, pero ya se ha movido la rueda del avance y hemos dejado atrás el estancamiento.

 

¿Qué nos falta?

… muchísimo.

1. Una estabilidad social.

2. Mejora en la infraestructura – piscinas modernas olímpicas, equipamiento.

3. Fisiología de alto nivel, que carecemos completamente.

4. Rehabilitación.

5. Ciencia y tecnología.

6. Capacitación a todos los niveles, tanto para entrenadores, docentes y clase dirigente.

7. Creación de centros regionales de desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s