Volando alto

Ser mujer, jugar al fútbol y no morir en el intento. Christiane Endler transmitía seguridad: manos enguantadas, pelo trenzado o amarrado con cola de caballo más vincha. Nada de maquillaje. Camiseta morada con franjas doradas e inusual dorsal siete para ser arquera. Con 17 pirulos tenía la misión de defender el arco chileno en el mundial femenino sub 20 –fui voluntario- Hoy la seleccionada nacional dio el paso más importante de su carrera: firmó por Chelsea y los próximos días deberá viajar a Londres. “Allá ganaré experiencia y la podré transmitir. Será muy importante para la selección”, señaló.

Ganó cuatro campeonatos nacionales y una Copa Libertadores con Colo-Colo. Sin embargo, sus inicios se remontan a la desaparecida academia F.F. Santiago Oriente. “Ella tenía muchas habilidades para jugar al arco debido a su altura y a su habilidad para atajar balones”, dijo José Letelier entrenador que le enseñó los secretos de la portería. Con talento para regalar priorizó la competencia al dinero: se forjó en Union La Calera donde atajó dos años. Sus buenas actuaciones en la quinta región le permitieron dar el salto a Everton de Viña del Mar y los sueños se hacían realidad cuando fue transferida a la liga universitaria estadounidense para jugar en South Florida Bulls.

“Lo primordial será adaptarme bien al grupo de trabajo y al estilo de vida de Inglaterra”, aclaró Endler. La capitana de la roja fue descrita por la propia entrenadora del Chelsea, Emma Hayes: “es una de las principales arqueras jóvenes en el fútbol mundial”. Su tarea inmediata es intentar ganar un puesto en el equipo. Pero más importante es poder ingresar a un deporte históricamente dominado por sociedades patriarcales.

¿Quién tiene la pelota?

“No hay como no enchufarse”, expresaba Marta Antúnez, especialista en deporte y género, cuando le preguntaban sobre las mujeres y el fútbol. En 1991 se realizó el primer mundial femenino en China participaron 12 equipos y el campeón fue Estados Unidos. Unos años más tarde se creó la comisión de fútbol femenino, presidida por una mujer. Fifa estima que entre los años 2000 a 2006 el fútbol femenino creció en un 50 por ciento. “El futuro del fútbol es el fútbol femenino”, soltó Joseph Blatter, presidente de Fifa.

La socióloga Adolfina Janson autora del libro: “se acabó ese juego que te hacía feliz” dice que “los varones aún se sienten invadidos cuando una mujer expone su entusiasmo por el fútbol, por eso opta por la descalificación”. El fútbol sigue siendo un deporte fundamentalmente machista, se excluye a las mujeres, donde se mantiene la cuestión de si eres mujer, no sabes.

“El espectáculo mundialista vende, no enseña, por eso no interesa instalar el tema de la equidad para que participen las mujeres”, explicó Antúnez. Los estereotipos femeninos no están en el interior de la actividad, al contrario son externos: dedicados a la publicidad, a la concepción dominante de belleza, al marketing. Existe un entramado social que favorece al argumento si la mujer no sabe, no puede. “En la capacidad técnica, el dominio, la idea de juego, no hay diferencias con los hombres”, explicó Víctor Hugo Morales. Ser mujer, jugar al fútbol y no morir en el intento.

endler

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s