Dinastía UPCN

 

El cartel de la final anunciaba un duelo entre el favorito y la sorpresa, David y Goliat del vóley, terreno fértil para hacer historia: pero a pesar de la oposición noble que opuso Lomas, no hubo equivalencias y el que escribió la historia, o un nuevo capítulo, fue UPCN, que barrió la serie para convertirse en el tetracampeón del vóley argentino.

Hace rato que el equipo sanjuanino busca sus rivales en otro lado. El año pasado Bolívar intentó armar una especie de superequipo para ponerle el cascabel al equipo conducido por Fabián Armoa y restaurar la dinastía que ellos mismos habían construido (fue tetracampeón entre 2007 y 2010) destronando al actual rey: con Giba, Suxo y Dennis en el equipo, Bolívar asomaba invencible y terminó deshaciéndose a medio campeonato, tras la salida Giba antes de los playoff, y cayendo en semis ante UPCN. La jodita le costó cara al equipo de Bolívar, que estuvo muy cerca de cerrar su franquicia este año.

La Liga fue aquel año y este para UPCN, una de las pocas variantes estables de una Liga que cada año encuentra problemas para confirmar equipos y fechas, a pesar de lo cual el deporte continúa sus progresos en el profesionalismo, acompañando el sitial que ocupa el país a nivel mundial. Y el equipo sanjuanino, entonces, volverá a buscar sus desafíos fuera del país: este año fue segundo en el Sudamericano (torneo que ganó en 2013), apenas detrás, en reñida final, del SADA Cruzeiro del argentino Marcel Rodríguez que venía de ser campeón mundial; el logro le valió el pasaje al Mundial de Clubes de este año, donde intentará mejorar el cuarto puesto conseguido en el torneo en octubre de 2013. Es el primer equipo argentino en jugar dos Mundiales.

El Gremial es un verdadero ejemplo ya no para el vóley, sino para el deporte argentino: un verdadero “proyecto” de los coherentes, de los que se respetan, y no sólo una palabra bonita que se pronuncia en los medios. Comenzó con la llegada de Fabián Armoa a San Juan, resistido al principio por los locales por tratarse de un entrenador no-sanjuanino; con el llegaron jugadores como Demián González, que en ese momento “no eran nadie”, según le dijo el propio entrenador a Cancha Llena: “El trabajo sostenido hace muchísima diferencia respecto a los demás. Tenemos grandes jugadores, pero los formamos acá. Nadia hablaba de González, de Garrocq, y hoy son fenómenos del vóley nacional. Nadie sabe cómo los pibes se matan entrenando”.

Destacados durante el Mundial de Clubes, a ellos se sumó esta temporada el olímpico Theo Lopes, que terminaría siendo el jugador más valioso de la Liga, además de ya contar con otro extranjero de gran valor como Junior: cracks apuntalados por el esfuerzo semanal y una estructura dentro y fuera de la cancha ya conformada, estable. “UPCN fue mutando de jugadores, de libreto, pero el plan de trabajo no cambió”, cuenta Armoa sobre su equipo, para diferenciarlo de otras franquicias del vóley que suelen apostar a las individualidades rutilantes antes que al trabajo sostenido.

“Tenemos un trabajo de muchos años, con una base ya construida muchos años atrás. Para mí fue mucho más tranquilo llegar a un equipo armado y con el trabajo que hemos hecho durante toda la temporada se facilitó mucho más y conseguimos demostrar todo lo que hemos entrenado. Es importantísimo el título, pero no por la Liga sino por haber hecho el trabajo que hicimos: hemos conseguido un resultado nuevamente, después de trabajar tanto”, le dijo la figura de la temporada, Theo Lopes, a Somos Voley. “Es el equipo que más entrena, el que más ganas pone, el que deja todo. No mide esfuerzos para ganar las cosas: lo que se nos pone adelante, jugamos siempre a ganar sin faltarle el respeto a nadie, es nuestra fórmula del éxito”, completó Junior.

Armoa afirma que “no hay misterios” más allá del trabajo integral, pensando en el presente y el futuro, que encaran el equipo junto con la institución. El camino del sanjuanino no fue súbito a la cima, sino resultado de un proceso que incluyó el aprendizaje de una final perdida ante Bolívar en 2009 y la revancha inmediata al año siguiente. Hoy, sin rivales que pongan en jaque su dinastía en Argentina, el técnico afirmó que “ahora le agarramos el gustito al plano internacional”. UPCN quiere seguir escribiendo la historia y afrontará el desafío que lo desvela desde el 5 de mayo en Belo Horizonte: el Mundial de Clubes.

 

La tercera final completa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s