Topísima del disco

Hace ocho años atrás la discóbolo Karen Gallardo regresaba a su país luego de obtener el triunfo en los Juegos Suramericanos de Buenos Aires, allí Chile retornaba sexto en la clasificación del medallero con 37 medallas de oro. En ese entonces la púber de 22 años entrenaba en condiciones precarias en el peladero atlético Mario Recordon.

Sus inicios en el deporte fueron a temprana edad y gracias a su profesora de educación física del colegio comenzó en el atletismo para enamorarse del lanzamiento de disco. Empezó a darse cuenta que tenía condiciones. Terminó su carrera en Copiapó para radicarse en la residencia del CAR, conocer a su entrenador y su sistema de entrenamiento.

“Siempre nos vamos poniendo metas por año, tenemos metas a corto y largo plazo.  Los nuevos objetivos están pensados en los Jugos Olímpicos de 2016, debemos trabajar la fuerza fundamentalmente, ya que en técnica hemos mejorado mucho”, dijo Tulio Moya hace un año atrás.

Sueña con llegar lo más lejos posible. Para lograrlo necesita un trabajo sistemático dejando cosas afuera: En el 2009 llegó a Santiago, encontró trabajo,  posteriormente tuvo que dejar en el año 2010 para dedicarse a la preparación y clasificación de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Para ella, el mayor problema es el financiamiento que reciben los deportistas, y acá entramos en la eterna disyuntiva del huevo o la gallina: los deportistas para recibir apoyo económico necesitan ganar medallas, pero si no los apoyamos desde el principio, colgarse medallas implica un doble esfuerzo: buscar aporte privado, golpear puertas, trasladarse a la capital. Ósea, primero debes demostrar que tienes sacrificio, capacidad, dedicación para recibir dinero. Lógica que carece de compromiso deportivo.

En Medellín 2010 no pudo alcanzar lo más alto del podio. Por eso para estos Juegos Suramericanos su objetivo era alcanzar la medalla dorada y lo logró: con un lanzamiento de 59.65 metros derrotó a la argentina Rocío Comba y la brasileña Borges. Sólo le basto su primer intento.

“Agradezco a la federación, a la gente, a los auspiciadores ”, señaló recién terminada la competencia y dejó un mensaje claro: “Los niños deben enganchar con otros deportes”. Desde las tribunas del Estadio Nacional habían 20 mil personas, le lanzaron una bandera chilena. Empezó a dar la vuelta olímpica junto a su amiga Comba, cada una con su bandera. Al cruzar la mete selló el recorrido con un abrazo junto con la heptatleta Carolina Castillo que se encontraba emocionada al romper el récord chileno de su disciplina.

De esa Manera Karen Gallardo ganó la primera medalla de oro en atletismo en estos juegos. Los motivos para conseguir el éxito es el trabajo sistemático, estar siempre a dar lo mejor de cada uno en las competencias. Los próximos desafíos son los Juegos Olímpicos de Rio 2016 que tendrán un nuevo sistema de clasificación.

Chile está trabajando en políticas deportivas. Las empresas privadas, sobre todo la minería, deben auspiciar a los deportista que talento tienen de sobra. La gente ha demostrado a través de su participación que quiere ver algo más que fútbol.

Santiago 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s