Gimnastas invisibles

Santiago 2014

La zona mixta del polideportivo del Estadio Nacional estaba alborotada. Por varios minutos fue el epicentro neurálgico de los Juegos Panamericanos. El motivo: Tomás González acababa de obtener el oro en piso con un puntaje de 15.666. Los periodistas alistaban sus grabadoras. Las cámaras enfocaban colores cálidos para ajustar sus diafragmas. Todos listos, nada de desorden. Todos debían estar listos para el campeón Sudamericano, que con el resultado obtenido le permite participar en la final mundial de la categoría.

Mientras los periodistas locuaces lanzaban sus preguntas al gimnasta preocupado por contestar, estaban los gimnastas invisibles, esos que también ganaron medallas, pero que el atleta número uno de Chile los nubla. Entre ellos, Juan Pablo González que obtuvo el segundo lugar y que el propio bigote agradeció su presencia por no estar sólo en la final.

“Estoy muy feliz. Harto sacrificio, estamos desde el año pasado preparando los Juegos Sudamericanos. Mi idea era si o si subirme al podio, por suerte pude completar una muy buena serie y pude ganar la medalla de plata”, comentó Juan Pablo González.

La gente, nuevamente, fue protagonista de la jornada y el fantasma del ausentismo cada vez está más lejos de los recintos donde se desarrollan competencias. González, el que no tiene bigote, dijo: “la participación de la gentes es genial, creo que es uno de los factores más importantes por la cantidad de público y el apoyo que a uno le dan, eso juega un papel fundamental a la hora de subirse al aparato”.

En Anillas, Juan Raffo debía luchar con los monstruos de Zanetti y Molinari, campeón y finalista en Londres 2012 respectivamente. El gimnasta invisible ocupó todo su poder de invisibilidad y logró su primera medalla en unos Juegos Sudamericanos. “Estoy muy feliz, vamos muy bien encaminados. No me sentí cómodo con la rutina, en cada ejercicio de fuerza debía exigirme al máximo”, explicó Raffo, que además señaló que “es un orgullo disputar una final con ellos (monstruos), ambos son finalistas olímpicos, Zanetti es campeón olímpico, campeón mundial, estoy contento por acercarme a sus resultados, pero hay que ganarles ese es el rumbo”.

La mujer invisible de la gimnasia chilena se llama Makarena Pinto que con un puntaje de 13.987 obtuvo el tercer lugar. Concentrada con sus trenzas pegadas a la cabeza la morena sacó la voz en por las mujeres. “La verdad es que no esperaba la medalla porque me la jugué por un salto nuevo, entonces siempre hay opciones de fallar, por suerte resultó bien y estoy muy feliz”, declaró Pinto que ahora debe descansar para las finales.

Estos tres gimnastas invisibles ocuparon todo su poder para mejorar el medallero chileno. Hoy tendrán más oportunidades que revalidar la excelente actuación del día de ayer. Reportó el periodista invisible.

Santiago 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s