El otro suizo

wawrinka-vence-a-berdych-y-reta-a-nadal-por-el-tc3adtulo

Creció bajo la sombra de Federer: Stanislas Wawrinka, “el otro suizo”, uno de esos talentos de revés tan suelto como el marote, quiere madurar. Alcanzó su tercera final en el año, en un torneo en el que viene brillando al punto que muchos dudan del favoritismo de Rafael Nadal en la final que se disputará hoy, tras el duelo entre Serena y Sharapova por el uno femenino.

Hombre de exquisito talento pero cabeza confusa, tan bueno para pegar de revés como para perder finales (lleva 12 finales pero sólo 4 títulos), este año apareció otro Wawrinka: bajo la tutela del sueco Magnus Norman, ex número 2 del mundo y amo del juego mental, ordenó sus ideas y consiguió, en lo que va de 2013, dos finales de manera consecutiva (Portugal y Madrid) además de llegar a la definición en el ATP de Buenos Aires, cuando cayó ante David Ferrer en un partidazo.

Ya en aquel prematuro febrero se notaba un cambio: había otro Wawrinka en cancha, suelto, fresco, desenmarañado. Hoy cosecha los frutos: en la carrera de campeones, el ranking que miran los jugadores y que muestra la actualidad, Stanislas está sexto del mundo, por encima de Federer y ocupando la mejor posición de su carrera. Además, escaló con sus victorias sobre Berdych y Tsonga 5 puestos, y despertó colocado número 10 del mundo, arañando su mejor ranking (fue noveno en 2008).

Para muchos lo merecía. Simpático, grandote, timidón, típico jugador que cae bien porque lucha contra sus demonios internos, Stan tuvo un torneo demoledor. Arrastraba el cansancio de haber jugado toda la semana previa (venció en la final de Oeiras a Ferrer), y en el Masters le tocó un durísimo cuadro. El renovado Wawrinka los dejó a todos en el camino: pasó a Dimitrov, el talento de estilo similar al compatriota de Stan y número uno fuera de las canchas (se come a Masha) luego de perder el primer parcial, para dejar luego en el camino a Tsonga y Berdych, siempre en 3 sets. A Rafa, su rival hoy, en cambio, la cosa le tocó bastante más fácil. Apenas le tocó forzar la máquina en cuartos, cuando casi cae con Ferrer, a quien apadrina; las semis fueron un paseo ante su compatriota Andujar, quien fue de la qualy a semis pero fue muy poco rival para Nadal. Su némesis Novak Djokovic, número uno del mundo y dominador absoluto en sus cruces, quedó sorpresivamente afuera en primera ronda ante Dimitrov, acusando un agotamiento mental que lo deja ver vulnerable e irregular en este 2013. También cayeron antes de cruzarlo otras amenazas: Murray cayó con Berdych y Federer con Nishikori, demostrando que la hegemonía de media década en el tope del ranking comienza a resquebrajarse. Wawrinka quiere meterse, este año, entre esas hendijas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s