MAQUINA ACEITADA EN DISCIPLINA

Imagen

Por Marco Vera Einfalt

A finales del 2010 a Enrique Tomás González Sepúlveda, más conocido como Tomás González obtuvo el premio al mejor deportista chileno del año. Ser deportistas de elite en un país donde las políticas deportivas son escasas tiene un doble valor, el sacrificio nace desde el centro del corazón, que une a la familia González con una disciplina cargada de fundamentos técnicos, repetición, mando directo y disciplina.

Este muchacho que intenta nadar en aguas de peses gordos. Práctica Gimnasia artística, especializándose en aparatos de suelo y salto con caballete. En un deporte donde históricamente los rusos dominan a voluntad y los países asiáticos avanzan considerablemente dando saltos y giros. Aparece un muchacho de bigote, tímido, hogareño, pero con un corazón cargado de fuego olímpico.

Avanzar a dos finales olímpicas claramente es un hecho fantástico, pero cuando esto ocurre en territorio novato de finales, todo el pueblo agradece. Somos todos más gimnastas y más chilenos. Ocho años han pasado desde que Tomás se dio a conocer en la Copa del Mundo de Gimnasia de la Serena 2004. La prometedora carrera que se insinuó entonces ha superado todas las expectativas. Él santiaguino de 26 años es uno de los mejores del mundo en suelo y salto. Justamente las dos finales olímpicas alcanzadas.

Es la primera vez que un gimnasta chileno pisa este escenario deportivo, en su primer brinco obtuvo un puntaje de 16.433 la mejor marca de su carrera, además el mejor puntaje del aparato en Londres 2012. Sin dudas, este chico tímido realiza sus ejecuciones en estado de “flow”. Que es ni más ni menos, un estado de conciencia en el que uno se siente totalmente absorbido y absorto en lo que se está realizando, excluyendo cualquier otra idea o pensamiento que no tenga que ver con la acción que se está llevando a cabo en el momento presente. Así pues, el estado de fluir tiene que ver con el enfoque o la atención.

La maquina aceitada en disciplina, intentara dar la primera gran alegría en la gimnasia chilena. Sus objetivos están a pleno, es de esperar que el muchacho capitalino focalice sus ideas dejando de lado el pasado oscuro que lo atormenta. Su círculo de hierro presencio la esplendida presentación, y hoy aspiran a lo máximo, que es la medalla dorada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s