Para la historia

El seleccionado masculino de handball superó en 2011 el mejor puesto de Argentina en un Mundial para después clasificar por primera vez en la historia a un juego olímpico. Pero no se conforman: los Gladiadores no van a Londres de paseo.

Por Pedro Garay

Para VAVEL.com

Ya partieron los doce representantes argentinos del handball, conducidos por Eduardo “Daddy” Gallardo, hacia su cita con la historia. Antes de representar al país en la primera participación olímpica del handball en la historia, la selección pasará una semana en Islandia (la puesta a punto nórdica incluirá amistosos ante su par islandés, rival en Londres, y un club local). En lo que va del año los Gladiadores vienen confirmando su presente ascendente: el primer puesto el Panamericano de handball, con victoria en el clásico ante Brasil por el oro y buenos resultados en la gira de principio de año y en la London Cup confirman que no fue casual lo vivido en 2011, año inolvidable para los jugadores argentinos, cuando una buena actuación en el Mundial de Suecia (donde quedaron duodécimos, la mejor performance de la historia del handball argentino) sirvió de antesala y experiencia para la inolvidable medalla panamericana de Guadalajara.

Lo de los Panamericanos del 2011 fue uno de los momentos más emotivos del deporte argentino. En la competencia se decide la única plaza latinoamericana para los Olímpicos, y una y otra vez la selección había quedado en las puertas. La historia de frustraciones comenzó cuando, luego de una década de crecimiento del handball en el país, los albicelestes fueron al Panamericano de Winnipeg en el 99 con el objetivo de alcanzar la plaza olímpica. La derrota, ante Brasil en semis y en tiempo suplementario, por un solo gol, fue pensada como un punto de partida para la nueva generación, una frustración para aprender. Sin embargo, en Santo Domingo 2003 se volvió a escapar el boleto, otra vez tras un terrible suplementario que se decidió por apenas un gol de diferencia y que terminó con un remate en el palo para los argentinos. El maleficio continuó en Río 2007: Argentina llegó agobiado por las disputas internas y perdió una nueva final ante Brasil, que terminó con una gresca generalizada.

Surgía por aquellos días la camada actual. Un grupo de jóvenes que se fue sumando lentamente a los equipos de las mejores ligas del mundo, mientras hacían su experiencia en el seleccionado junto a gladiadores de varias batallas: muchachos como Federico Fernández, los hermanos Simonet, Federico Pizarro o Federico Vieyra comenzaban a compartir cancha con Andrés Kogovsek, Leonardo Querin, Gonzalo Carou y Eric Gull, considerado uno de los grandes de la historia argentina. Poco a poco se formaba un grupo orgulloso y ambicioso, dispuesto a dejar atrás una década de derrotas panamericanas para alcanzar el objetivo que se gestaba en las concentraciones: cambiar la historia y hacer historia.

El Panamericano de Guadalajara era el escenario donde se terminaban las palabras, donde, una vez más, llegaba la hora de la verdad. La final fue para el infarto, Brasil llegó a estar arriba por 4 en el primer tiempo y aún cuando estuvo arriba, Argentina nunca se sintió cómoda: había plena consciencia de lo que se jugaban, en un partido con mucha pica y mucha historia detrás. Cuando a 30 segundos del final lideraban por 3 tantos, los Gladiadores comenzaron a abrazarse como chicos mientras el relator vociferaba emocionado, invitando al festejo con la voz entrecortada, y el capitán, el experimentado Kogovsek, intentaba calmar a los jugadores porque el partido seguía. Pero no había modo de que Brasil alcanzara ya a los argentinos. El pasaje a Londres y el final de una dolorosa hegemonía verdeamarelha eran inevitables.

A pesar de la medalla dorada, del gran gusto de despachar al archienemigo y del gran desahogo de clasificar al fin a un juego olímpico, para este grupo significaba solamente el comienzo: “La emoción de estar en un Juego Olímpico será tremenda. Pero esto no nos debe durar más de tres minutos. No hay margen para el error a partir del debut”, señaló Kogovsek. El capitán no va de shopping a Londres: “queremos que esta experiencia sea algo más que participar”, dijo serio y convencido, aunque no pudo evitar admitir que, a pesar de esforzarse por estar concentrado, tras 18 años de luchar con la albiceleste seguramente “se le piantará un lagrimón”.

Los Gladiadores debutaran el 29 de julio ante Islandia, un rival complicado, y dos días más tarde se enfrentan al campeón mundial y olímpico, Francia. Luego Argentina jugará con Gran Bretaña, a quien venció en abril, y cerrará el grupo ante la poderosa Suecia el 4 de agosto y ante Túnez el 6, cuando probablemente Argentina se juegue el pase a cuartos en un partido que por los antecedentes recientes (victoria albiceleste en enero y empate en abril) asoma parejísimo. La chance de clasificar (pasan de ronda cuatro de seis) es concreta, pero saben los argentinos que tampoco sobra nada y que cualquier distracción, en el nivel olímpico, puede costarles muy caro. “Si tenés cinco o diez minutos malos, se te escapan en el marcador y olvidate, no lo remontás más”, señaló acerca de la exigencia del torneo Sebastián Simonet.

Esta camada busca hacer historia. Saben que una medalla parece fuera de alcance, pero quieren llegar lo más lejos posible para, algún día, llegar a los Juegos Olímpicos como llegaron a los Panamericanos: a ganarlos. “El 2011 fue el mejor año en la historia, pero los cuatro que vienen serán mejores”, apuesta el entrenador Gallardo, consciente del grupo que tiene en sus manos. Porque más allá del talento, hay sed de gloria. La camaradería y las ganas de hacer historia de esta legión recuerdan a la Generación Dorada del básquet o a Las Leonas en los albores de sus periplos gloriosos. Los chicos del handball tienen ese hambre: lo mejor está por venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s